Ecuador, 20 de Mayo de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Con "Eternals", Marvel llega a otro nivel en sus historias

Chloé Zhao ganó en 2020 un Oscar como mejor directora por su película “Nomadland”, casi al mismo tiempo que terminaba de rodar “Eternals”. Esto es importante y mucho. De una película de cinco millones de dólares de presupuesto, Zhao pasó a una superproducción de un poco más de 200 millones. Todo un riesgo por parte de Marvel Studios, que si bien ha buscado en el terreno del cine independiente directores y directoras para sus filmes, con Zhao hizo una apuesta distinta.

Y eso, en esta ocasión, se nota muchísimo.

Porque con elenco gigante —solo los Eternals son 10—, Zhao hace una historia con todos los giros posibles y pone el foco en cómo este grupo de seres con superpoderes toma una decisión que los va a enfrentar entre ellos y contra una fuerza mayor.

Una decisión que desde el inicio parece ser un llamado a la tragedia, solo es cuestión de que las piezas calcen en su lugar. Los Eternals —Ajak, Ikaris, Sersi, Sprite, Kingo, Phastos, Druig, Gilgamesh, Thena y Makkarison enviados por el Celestial Arishem al planeta Tierra para defender a los humanos de la amenaza de los Deviants, una especie de superdepredadores que vienen a destruir todo a su paso. En este proceso, los Eternals se relacionan con los humanos, entregan conocimiento, comparten. Son seres superiores que tratan de cuidarlos. Y con el paso del tiempo —de los siglos, ya que todo empieza en Mesopotamia, 5000 años antes de Cristo— se convierten en la base para seres mitológicos y dioses. Es absolutamente un juego increíble de meta referencias.

Los Eternals han estado separados los últimos 500 años, cada uno por su lado. Tratando de pasar como humanos. No han intervenido en ninguna de las cosas que han pasado en el MCU porque su misión solo consiste en participar cuando se trata de Deviants poniendo en peligro a la humanidad. Y bueno, tienen que regresar porque los Deviants han vuelto a aparecer y hay una muerte en sus líneas. Todo se vuelve más cercano y tienen que actuar entre ellos, dejar de lado las dudas y sospechas, deben hacer lo correcto.

Zhao hace una película épica, tanto por la condensación del tiempo, los tamaños de los sets, como por el titánico conflicto que maneja. Pero, al mismo tiempo, se centra en los personajes. Dándole espacio a cada uno a desarrollarse de alguna forma, o a tener una participación que en el desenlace tendrá sentido. 

Los Eternals —esa creación en los comics del gran Jack Kirby, ya que no todo en Marvel fue Stan Lee— sienten, piensan, se equivocan, sufren. Están convencidos de lo que deben hacer, tienen dudas, saben un solo pedazo de la verdad y quizás, como se pregunta en algún momento Kingo —interpretado por Kumail Nanjiani— se cuestionan si “¿somos los malos?”.

Moverse en otra dirección

Marvel hace un giro mucho más profundo en esta cuarta fase. “Eternals” es prueba de esto. Y si bien durante la primera hora hay muchas escenas que buscan ser explicativas, el desarrollo de la historia no se detiene. Se trata de mostrar las interacciones, las heridas, los roces y la manera más justa, para cada personaje, de aceptar su naturaleza y saber qué hacer en medio de las circunstancias. 

Eso es lo importante aquí. Ya Marvel ha enseñado que sus personajes pueden sufrir, pueden morir, pueden ser heróicos desde el gesto más desinteresado. Ahora es el siguiente paso, es cuestionar qué hace de un ser con poderes un héroe. Esa es la indagación central aquí. En ese contexto, los sacrificios que muestra Zhao tienen una hondura mayor: no es que el espectador pone en juego los afectos —si bien hay algo de eso—, hay una empatía que lo lleva más allá. A preguntarse cosas mucho más personales, profundas. 

Lo que la directora cuestiona es la idea del colectivo, de cómo se gesta, cómo se establecen las decisiones y cómo el mundo puede ofrecer respuesta, incluso en medio del dolor y de la desesperanza. Hay algo hermoso en esto.

Que también se refleja en las decisiones audiovisuales. No hay nada que se vea y que se escuche en “Eternals” que no sea increíble. Ikaris es una especie de Superman, que toma mucha de su visualidad de cómo Zack Snyder recuperó al hombre de acero en sus películas. Makkari es rápida como Flash —y es un personaje con discapacidad auditiva y del habla— y visualmente Zhao deja claro que todavía hay formas novedosas de ver la hípervelocidad en pantalla. 

A veces es un tema de sensibilidad precisa para que una película de superhéroes sea algo más que un mero espectáculo.



Eternals

Dir: Chloé Zhao

Guion: Chloé Zhao, Patrick Burleigh, Ryan Firpo y Kaz Firpo

Elenco: Gemma Chan, Richard Madden, Kumail Nanjiani, Lia McHugh, Brian Tyree Henry, Lauren Ridloff, Barry Keoghan, Don Lee, Harish Patel, Kit Harington, Salma Hayek, Angelina Jolie.

Marvel Studios, 2021




Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media