“El viaje de Javier Heraud”: esa búsqueda por el poeta y por la figura familiar silenciada

El documental de Javier Corcuera se pudo ver por la señal de Ecuador Tv. Pronto se emitirán más películas importantes.
27 de diciembre de 2021 15:54

Tenía 21 años cuando lo mataron, mientras escapaba, en una canoa, por el río Madre de Dios, en Puerto Maldonado, ciudad al sureste de Perú. Su cuerpo tenía las huellas de 19 balazos. Es considerado uno de los poetas más renombrados de la generación del 60 y murió cuando intentaba generar en Perú algo que se podría definir como una guerrilla.

Bueno, esto según la fuente que se tenga a la mano.

Javier Heraud es una especie de Arthur Rimbaud latinoamericano, con la diferencia que la decisión de dejar de escribir fue externa. Llegó la muerte y le cerró los ojos.

El documental que el director Javier Corcuera —quien tiene bajo su firma varios trabajos importantes— se asienta en una narrativa que le da valor a la memoria a la búsqueda del pasado: Ariarca Otero, sobrina nieta de Heraud, inicia este recorrido por recuperar la figura de esta pariente que nunca conoció, pero que siempre fue una sombra, parte de las conversaciones de la familia, de su abuela. Parte de la historia de la cultura peruana.

Con solo dos poemarios publicados en vida —“El río” y “El viaje”, ambos de 1960— y un tercero de manera póstuma —“Estación reunida”—, Heraud es el poeta que deja de escribir y se decide por la revolución. El que quiere enfrentar a la junta militar de entonces en su país. El que viaja a la Unión Soviética, el que pasa por Francia y España; el que se decide a estudiar cine en Cuba, donde, con el triunfo de la revolución, algo más fuerte se despierta en él.

Parece que Javier Heraud, en 21 años, vivió 200 vidas.

La visión del cineasta

A través de Ariarca, Corcuera tiene una especie de perspectiva que acerca a la descendiente del poeta a la mirada del espectador. Ella investiga, habla con familiares, amigos, compañeros, parejas, conocidos, personas que lo vieron en sus últimos días, gente que recogió su cadáver…

Es una especie de galería que permite armar un perfil casi total.

Heraud aparece como un chico de 21 años, con pasiones, ideas, decisiones. Alguien con ideales firmes, y hasta con una carga romántica frente a esos criterios, que lo vuelven en una especie de mártir, ante algo que, con el paso del tiempo, sabemos que no valió la pena. No importa la causa, importa el gesto.

Hay una especie de circularidad en “El viaje de Javier Heraud”, uno que funciona por la manera en que las piezas se engarzan. En el fondo no es más que un trabajo de entrevistas, con tomas de paso y de archivo, para de contar. El éxito de este filme es la manera en la que todo se empalma, pues no deja de ser una película emotiva. Al inicio, Ariarca está con su abuela y se lee un pedazo de una carta que Javier escribió en Cuba y que pidió que se la entreguen a su madre, personalmente, en caso de fallecer.

La abuela habla de una carta que su madre escribió para su hijo, luego de recibir la de él. Una carta a un muerto. Una carta que todos los demás hijos tienen.

Casi al llegar al final, Corcuera deja que el espectador escuche un fragmento de esa carta. Es un momento sublime, doloroso y hermoso. Una madre que ama a su hijo con ideas, una madre a costa de todas las acciones.

El documental es, sin duda, una experiencia que conmueve.

El Viaje de Javier Heraud | Trailer Oficial from Quechua Films on Vimeo.

“El viaje de Javier Heraud”

Dir: Javier Corcuera

Quechua Films, 2019

Emisión: viernes 24 de diciembre, 21:30

Contenido externo patrocinado